DR. JUAN E. VALERO PLAZA

"Lo que me preocupa no es la competencia sino la incompetencia"

Seguramente si no hubiera conocido a mi mujer Gabriela en la facultad de medicina, hoy no sería odontólogo y me habría perdido muchas cosas. Me habría perdido una profesión creativa, me habría perdido el trato directo con los pacientes, la posibilidad de quitarles el dolor y porque no, de hacerlos más felices, de mejorar su autoestima y muchas veces de conseguir un sueño.

Tras veinticinco años de experiencia y gracias a los avances tecnológicos y científicos nos hallamos en un momento apasionante de la odontología. Podemos realizar tratamientos que no hace mucho eran de ciencia ficción, y así mejorar la calidad de vida de nuestros pacientes.

Para nuestro equipo lo primero es el paciente. Intentamos que siempre se sientan como en su casa y podemos decir, sin equivocarnos, que casi siempre lo conseguimos. Tenemos una relación de proximidad e intentamos establecer vínculos que con los años se van estrechando. 

Por todo ello no me queda otra que dar gracias a esta profesión que cada día me entusiasma, me crea nuevos retos y que en definitiva me emociona después de tantos años.

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.